Cuando se produce el divorcio no sólo se pueden determinar, de mutuo acuerdo o de forma contenciosa, las medidas relativas a la pensión de alimentos, a la guarda y custodia, patria potestad, etc. Sino que, además, se pueden establecer medidas de carácter patrimonial como pueden ser el reparto de los bienes comunes o la forma de contribución, por ejemplo, al pago de la hipoteca o créditos que recaigan sobre bienes comunes. Otro posible pronunciamiento es el referido a la atribución de la segunda vivienda, el cual también puede ser objeto de pacto en el proceso de divorcio. Pero, ¿qué ocurre si no hay acuerdo entre los cónyuges para la atribución de la segunda vivienda?

 

abogado matrimonialista

La atribución de la segunda vivienda en caso de divorcio.

La vivienda familiar o primera vivienda, en caso de divorcio es siempre atribuida al menor o menores, junto con el progenitor al que se le conceda la custodia. En casos de custodia compartida las reglas a aplicar son más específicas y puede acordarse tanto el uso simultáneo por ambos cónyuges como el uso por uno de ellos pero con una limitación temporal.

Por tanto, la primera vivienda o vivienda familiar en la que han residido ambos cónyuges y los menores, en su caso, seguirá concretas normas de uso y atribución, sin perjuicio de quien ostente la titularidad de la misma.

En los casos de segundas residencias o casas en el pueblo o en la playa, el criterio no es tan claro. Razones de justicia y equidad harían que esta segunda vivienda fuera atribuida al cónyuge que no va a poder usar la primera vivienda, si bien esto no siempre sucede así, pues, salvo común acuerdo de los cónyuges, el Tribunal Supremo ha dictado una reciente sentencia que limita las posibilidades de realizar esta atribución.

 

La Sentencia del Tribunal Supremo 129/2016 de 03 de marzo de 2016: uso y disfrute de la segunda vivienda en casos de divorcio.

Recientemente, el Tribunal Supremo ha abordado la problemática de aquellos casos en los que se produce un divorcio y los cónyuges no están de acuerdo sobre el uso que debe darse a la segunda vivienda. En el caso de esta sentencia, el marido solicitaba que la primera vivienda fuera atribuida al hijo común y que la custodia fuese para la madre, por lo que podría vivir la madre en la vivienda familiar o primera vivienda.

Pero, el matrimonio tenía, además, una segunda vivienda. Habiendo sido atribuida la primera a la madre, el padre solicitaba que la segunda vivienda le fuese atribuida a él. Aspecto con el que la madre no estaba de acuerdo, si bien el Juez de Primera Instancia y, posteriormente, la Audiencia Provincial habían dado la razón al padre.

Abogado Getafe

Ante esta situación, la madre recurrió en casación ante el Tribunal Supremo, el cual ha considerado que, al no existir un acuerdo entre los cónyuges para la atribución de la segunda vivienda, en el proceso de divorcio no podrá el juez determinar qué debe hacerse con ella, por lo que tendrían que acudir a otra vía judicial, de forma que en el divorcio sólo se pueda decidir sobre la primera vivienda o vivienda familiar.

Así, destaca el Tribunal Supremo que “Desde la entrada en vigor de la Ley 30/1981, de 7 julio , que introdujo el divorcio como forma de disolución del matrimonio y sus efectos, se ha discutido acerca de la posibilidad de atribuir las denominadas segundas residencias en el curso del procedimiento matrimonial. El art. 91 CC solo permite al Juez, en defecto de acuerdo, o de no aprobación del acuerdo presentado, atribuir el uso de la vivienda familiar, siguiendo los criterios que establece el art. 96 CC . El art 774.4 LEC repite la misma regla. De donde debemos deducir que el uso de los segundos domicilios u otro tipo de locales que no constituyan vivienda familiar, no puede ser efectuado por el juez en el procedimiento matrimonial seguido con oposición de las partes o, lo que es lo mismo, sin acuerdo.”

Por tanto, en casos de divorcio y sin acuerdo entre las partes sobre el uso y atribución que deba darse a segundas residencias o locales, el juez no va a poder dárselo a uno u otro, de forma que se hace necesario un procedimiento judicial específico separado del divorcio.

abogado matrimonialista en Getafe

Atribución de la segunda vivienda en caso de divorcio

Déjanos un comentario